vero

Como salida de la nada, de repente todo el mundo está hablando de Vero, una “nueva” red social que parece dispuesta a cambiar las normas de la interacción social en Internet. Se presenta como una alternativa las redes sociales más tradicionales, y te propone compartir el contenido que más te interesa prometiéndote no alterar el orden cronológico del feed ni dedicarse a la compraventa de nuestros datos.

Por eso, visto el interés en esta aplicación, vamos a profundizar en ella para ver cuales son sus propuestas y cómo dice que tratará tus datos. También voy a contar los claroscuros de su cúpula directiva, que incluye un multimillonario libanés acusado de corrupción, y terminaremos contándote los principales rasgos que la hacen diferente.

Quién está detrás de Vero

Tal y como podemos ver en su página oficial, el co-fundador y CEO de Vero se llama Ayman Hariri, y es un milmillonario libanés hijo de un ex-Primer Ministro del país. Hariri también era CEO y vicepresidente de Saudi Oger, una de las compañías de construcción más grandes de Arabia Saudita, y que cerró en 2017 a causa de mala administración.

Se trata de un personaje controvertido, sobre todo debido a los continuos rumores de corrupción que vienen vertiéndose en torno a su familia desde los años 90. En este aspecto, aunque Ayman no se ha envuelto en política como su padre o su hermano, también ha recibido acusaciones de corrupción por su gestión en su empresa constructora, y con polémicas que acabaron con miles de trabajadores que manifestándose por no cobrar.

Los otros dos co-fundadores de la social network tienen un perfil totalmente diferente, y no parecen envueltos en tantas polémicas. Por una parte, tenemos al productor de cine Motaz M. Nabulsi y por otra a Scott Birnbaum, abogado, fundador de la empresa de capital de riesgo ‘Red Sea Ventures’, y presidente de la organización sin ánimo de lucro ‘Seeds of Peace’.

Así pues, la directiva de esta red social tiene como vemos sus luces y sus sombras. Por una parte tenemos a un millonario presente en la lista Forbes y envuelto en escándalos de corrupción, lo que podría hacer que dudásemos de la honestidad de la social network. Pero por la otra tenemos a un productor y al presidente de una organización sin ánimo de lucro, un contraste tan potente que nos deja sin saber muy bien a qué atenernos.

Cuáles son las promesas de la red social

Vero tiene publicado en su web un manifiesto en el que critican que el resto de redes sociales pongan sus intereses por encima de los de los usuarios, así como la falsa sensación de conexión, el hecho de que se consideran a todas tus conexiones como “amigos” o “seguidores”, y que muchas veces no te permitan seleccionar con quién compartes qué.

Tras lanzar estos dardos a Twitter e Instagram, se ofrecen como una alternativa para controlar con quién compartes tu contenido y tratarte como a un cliente en vez de como a un anunciante. Esto es así debido a una de sus principales características: que va a ser una social network de pago. No han especificado cuánto costará utilizarlo, aunque se habla del precio de un café, pero lo que sí dicen es que el primer millón de usuarios registrados lo podrá usar gratis para siempre.

El modelo de suscripción es sólo uno de los métodos alternativos de monetización que tienen planificados para, según dicen, no vender tus datos personales. También se llevarán pequeñas comisiones de por las posibles ventas de productos que compartas, algo que no te afecta demasiado, y habilitará un apartado de donaciones al más puro estilo de Wikipedia.

Vero también especifica qué información tuya recogen y para qué la utilizan. Por ejemplo, obtienen tu número de teléfono para identificarte, reconocer amigos que se unan a la red o enviar invitaciones. También obtienen tu nombre para que otros te puedan buscar, aunque no te obligan a usar el nombre real, y tu dirección de correo electrónico para identificarte y conectarse contigo.

En cuanto a estos y el resto de datos sobre cómo utilizas la app que puedan obtener, desde Vero asegura que sólo los utilizarán para medir la salud de la aplicación, cumplir con requerimientos legales, o investigar las quejas y denuncias de otros usuarios.

“Vero se compromete a proteger tus datos de accesos, usos o divulgación no autorizados, y utilizar varias tecnologías de cifrado y seguridad de datos estándar de la industria para hacerlo”, podemos leer en su web. “Sin embargo, al usar Vero, aceptas los riesgos inherentes de proporcionar información y transacciones online, y no nos harás responsables de ninguna violación de seguridad que se deba a circunstancias fuera de nuestro control razonable”.

Sin embargo, también hay algunas polémicas en torno a estas condiciones. La primera tiene que ver con los derechos de autor. Aquí Vero imita las políticas de otras apps como Instagram, haciendo que el usuario se comprometa a subir contenido de su propiedad y permitiéndole a la plataforma que haga uso de él a nivel de distribución o exhibición.

Tal y como nos explicaban los compañeros de WATMag, con esto no se han inventado ninguna nueva trampa para robar contenido y funciona como todas las demás: el autor no tiene exclusividad de derechos de autor básicamente porque si la tuviese la propia social network no podría albergar su contenido.

Otra de las polémicas tiene que ver con la utilización de un lenguaje que puede llevar al engaño. Para decir que mantendrán un feed temporal hablan de que no habrá algoritmos ni minado de datos. Sin embargo, los algoritmos también hacen falta para un feed temporal, y sin el minado de datos no habría una página principal con artículos recomendados.

Cómo funciona Vero

Tal y como hizo desde el principio Google+ y está intentando hacer Facebook con bastante torpeza, en Vero no tienes sólo seguidores como en Twitter o Instagram, sino que puedes meter a tus contactos en tres grupos: amigos íntimos, amigos o conocidos. Hay un cuarto grupo de ‘Seguidores’, ya que Vero te permite seguir a alguien para estar al día de sus posts sin solicitarle amistad.

Puedes establecer una imagen de perfil diferente para los contactos de cada uno de estos grupos, y al publicar nuevo contenido, tienes que elegir deliberadamente con quienes lo quieres compartir. Esto lo harás moviendo una barra superior en la que seleccionar con qué grupos de usuarios quieres compartirlos. También tienes un botón Privado para crear publicaciones que sólo tú puedas ver.

Cómo crear un Post

En cuanto al contenido en sí, todo gira en torno a tus gustos. No puedes publicar posts de sólo texto, sino fotografías, enlaces, música, películas o series, libros o lugares. Eso sí, cada vez que crees una publicación podrás introducir un texto en ella. Como en Instagram, las fotos las podrás editar y tienes incluso varios filtros para aplicarles.

En ocasiones, este contenido enlazará a otras páginas, o incluso a tiendas donde puedes comprarlo en el caso de libros, música o películas. Esto, unido a que tienes un índice donde ver todo lo que se ha compartido contigo organizándolo por temas, hace que Vero también pueda servir como alternativa a Pinterest y otras aplicaciones similares.

Una vez has publicado algo, tus amigos y/o seguidores (dependerá de quién lo pueda ver) podrán darle a ‘Like’ y dejar comentarios. Vero también tiene un sistema de mensajería privada para que puedas hablar con el resto de usuarios. Antes de publicar algo, también podrás elegir compartirlo de forma automática en Twitter o Facebook.

Conclusión

Como ves, Vero parece una propuesta bastante fresca e interesante pese a los claroscuros de su cúpula directiva. Aún así, tampoco sería la primera aplicación que arrasa de repente y luego todo el mundo se olvida de ella, por lo que habrá que esperar unos meses antes de proclamarla como una competencia real para las ya establecidas.

Vero, la red social que cambia las normas de interacción en Internet o no
5 (100%) 4 votes

Posts relacionados

Estadísticas Instagram: cómo gestionar tu comunida...
Aumenta los
KPI de tu página de Facebook con los s...

Leave a comment